domingo, 20 de octubre de 2013

Muse: Una noche lluviosa de otoño


Me gusta escribir la experiencia que vivo para llegar a los conciertos, antes que nada hay que ahorrar, una vez que ya imprimiste tu boleto o lo recogiste, debes prepararte para que el día sea la cosa más voluble del universo. Para que te vayas precavido y aún así termines empapado de pies a cabeza, qué nunca hay estacionamiento y que siempre te quieran estafar (más). Bueno, eso nos pasó en Muse, el estacionamiento dejó de ser opción desde siempre y después de pasar 40 minutos en el tráfico, nos permitimos avanzar unas 5 o 6 o 7 cuadras sobre Churubusco en busca de una calle con lugar , donde al menos no nos bajaron 200 varos sino sólo 100. La idea de los tenis de tela fue fatal, pero quitarme el suéter y la mascada y resguardarlas de la lluvia, fue una verdadera bendición. Cuando por fin pudimos ingresar al gigante de metal al que me gusta llamar Palacio de los rebotes o caparazón de Koopa, me metí al baño, me desprendía la sopa que llevaba como camiseta, me sequé el cabello y sustituí lo mojado con la ropa seca, no pude tomarme mucho tiempo pues Matthew Bellamy, Dominic Howard y Christopher Wolstenholme, ya habían empezado con su espectáculo. La sed provocada por los nervios, el frío y la caminata me invito a echarme un chela de esas carísimas casi de un jalón.

Una vez ahí, ya con ropa más seca y menos temblor y el abrazo cálido de Esposo, todo fue disfrute, y es que enserio les juro que a mi me gusta ir a los conciertos a disfrutarlos, a bailarlos, a gritarlos, a admirar la tecnología, el arte, las presentaciones, las voces, incluso al público. Amo la vibra que se genera, donde a todos les deja de importar todo lo malo que paso una hora antes en el exterior.
La burbuja de música es un espacio mágico, cundo los primeros acordes suenan, recuerdas que todo esta bien, la piel se eriza, el corazón late al son de las bocinas y no me importa que sólo toquen 20 canciones, no me importa porque lo hacen really good.

Mis favoritas de la noche: Madness, Starlight y Knights.



No hay comentarios:

Publicar un comentario